Personas trans añadidas a la Ley de Violencia contra la Mujer – TransAdvocate

Por Cristán Williams
@cristanwilliams

La Ley de Violencia contra la Mujer original (VAWA, por sus siglas en inglés) fue aprobada en 1994 y convertida en ley por el entonces presidente Bill Clinton. Como puedes imaginar, el acto original no era explícitamente trans-inclusivo. Sin embargo, cuando se volvió a autorizar la VAWA en 2012, los legisladores trabajaron para garantizar que las personas trans estuvieran cubiertas.

Los republicanos en la Cámara y el Senado lucharon contra la reautorización de VAWA porque incluía explícitamente a las personas LGBT y tenía disposiciones para ayudar a los inmigrantes indocumentados maltratados. Además, la Conferencia de Obispos Católicos de EE. UU. se pronunció en contra de VAWA específicamente porque no permitiría que los grupos discriminen a las personas abusadas y maltratadas en función de su «orientación sexual» e «identidad de género». En febrero de 2013, la Cámara (286 a 138) y el Senado (78 a 22) votaron para reautorizar VAWA y el presidente Obama firmó la reautorización el 11 de marzo de 2013.

4O7oMBB[1]
Ley de Violencia contra la Mujer, 2013

VAWA apoya una serie de programas de subvenciones de los que la comunidad trans en riesgo puede beneficiarse. Estos programas incluyen vivienda de transición, capacitación y mejora de la corte, reducción de acosadores, asistencia a víctimas, servicios de agresión sexual, asistencia legal civil, esfuerzos destinados a combatir el abuso en la vivienda pública y más.

Si bien la ley ahora trans-inclusiva había sido aprobada, la guía federal al respecto se publicó recientemente el 9 de abril de 2014. La guía establece que, como condición para la financiación, la VAWA prohíbe la discriminación basada en la identidad de género:

Ninguna persona en los Estados Unidos podrá, sobre la base de raza, color, religión, origen nacional, sexo, identidad de género real o percibida (según se define en el párrafo 249(c)(4) del título 18, Código de los Estados Unidos), sexual orientación, o discapacidad, ser excluido de participar en, ser negado los beneficios de, o estar sujeto a discriminación bajo cualquier programa o actividad financiada en su totalidad o en parte con fondos disponibles bajo [VAWA]y cualquier otro programa o actividad financiada en su totalidad o en parte con fondos asignados para subvenciones, convenios de cooperación y otras ayudas administradas por la Oficina de Violencia contra la Mujer.

Además, la guía federal deja en claro que si recibe fondos de VAWA, tiene prohibido discriminar a las personas LGBT en el empleo. Actualmente, el Título VII de la Ley de Derechos Civiles prohíbe discriminar a las personas trans en el empleo si el empleador tiene más de 15 empleados. La condición de no discriminación laboral dentro de la VAWA cierra la 15 o más escapatoria que algunos pequeños beneficiarios pueden haber usado en el pasado.

27

La Guía define la identidad de género como:

La condición de concesión de no discriminación de VAWA toma prestada la definición de “identidad de género” de la Ley de Prevención de Crímenes de Odio de Matthew Shepard-James Byrd Jr. en 18 USC § 249(c)(4). “Identidad de género” significa “características reales o percibidas relacionadas con el género”. La identidad de género es la visión interna de una persona sobre el género del individuo. Transgénero se puede usar para describir a una persona cuya identidad de género es diferente del sexo asignado al individuo al nacer. Hombres, mujeres y transgénero son todos ejemplos de identidades de género a los efectos de la condición de subvención de no discriminación.

Continúa dejando en claro que la identidad de género se respetará en los programas segregados por sexo y dice: «Tanto la programación ‘segregada por sexo’ como la ‘específica por sexo’ coloca a las personas en una posición para ‘elegir’ identificarse con un sexo en particular». La guía detalla lo que los federales esperan de los programas «segregados por sexo»:

Un beneficiario que opera un programa segregado por sexo o específico por sexo debe asignar un beneficiario al grupo o servicio que corresponda al género con el que se identifica el beneficiario, con las siguientes consideraciones. Al decidir cómo albergar a una víctima, un beneficiario que proporciona vivienda segregada por sexo puede considerar caso por caso si una asignación de vivienda en particular garantizaría la salud y la seguridad de la víctima. Los propios puntos de vista de la víctima con respecto a la seguridad personal merecen una seria consideración. El destinatario debe asegurarse de que sus servicios no aíslen ni segreguen a las víctimas en función de su identidad de género real o percibida. Un beneficiario no puede tomar una determinación sobre los servicios para un beneficiario en base a las quejas de otro beneficiario cuando esas quejas se basan en la identidad de género.

Con el propósito de asignar un beneficiario a servicios segregados por sexo o específicos por sexo, las mejores prácticas dictan que el beneficiario debe preguntarle a un beneficiario transgénero a qué grupo o servicio desea unirse. Sin embargo, el beneficiario no puede hacer preguntas sobre la anatomía o el historial médico del beneficiario ni hacer demandas onerosas de documentos de identidad.

Algunos beneficiarios de VAWA también están sujetos a los Estándares Nacionales de la Ley de Eliminación de Violaciones en Prisión (28 CFR pt. 115) u otros requisitos de la agencia con respecto a la prestación de servicios a personas transgénero. Esos destinatarios deben consultar a la agencia federal correspondiente para determinar el alcance de los requisitos aplicables.

5d86f7fa64d1c315cecbd0dc94074f6a[1]


NOTAS:

Deconstruyendo esa falacia de que las mujeres trans deben ser vistas como un riesgo de violación:

¡Intolerantes, uníos! Desplegando la falacia del Klan en 3… 2… 1

Sobre el homicidio trans:

“Los crímenes de odio contra las personas transgénero tienden a ser particularmente violentos. Nuestras mejores estimaciones indican que uno de cada 1000 homicidios en los EE. UU. es un crimen de odio contra las personas transgénero. Esta estimación se basa en los datos recopilados por los organizadores nacionales del Día del Recuerdo Transgénero y la Oficina Federal de Investigaciones. Los organizadores del Día del Recuerdo de las Personas Transgénero rastrean la cantidad de personas transgénero asesinadas cada año en ataques basados ​​en el odio utilizando artículos de los medios, informes de la comunidad y otros datos disponibles públicamente. Según este recuento, estiman que al menos 15 personas transgénero mueren cada año en ataques basados ​​en el odio, aunque creemos que el número es más alto debido al miedo común de las personas transgénero a ir a la policía y la mala información generalizada. La Oficina Federal de Investigaciones estima aproximadamente 14.000 homicidios en el país cada año. Con base en estas cifras, podemos estimar que aproximadamente uno de cada 1000 homicidios en los EE. UU. es un crimen basado en el odio contra las personas transgénero”. – CDH

Sobre la tasa de violación dentro de la comunidad trans:

  • 50%: Courvant, D., & Cook-Daniels, L., 1998. Sobrevivientes transgénero e intersexuales de violencia doméstica: Definición de términos, barreras y responsabilidades
  • 59%: Clements, K. SF Departamento de Salud Pública, Departamento de Salud Pública. (1999). El proyecto de salud comunitaria transgénero: resultados descriptivos. San Francisco: San Francisco.
  • 54%: Kenagy, G. (2005). Las necesidades de servicios sociales y de salud de las personas transgénero en Filadelfia. Revista Internacional de Transgenerismo, 8 (2/3), 45-56. doi: 10.1300/J485v08n02_05
  • 46%: Kenagy, G. y Bostwick, W. (2005). Las necesidades de servicios sociales y de salud de las personas transgénero en Chicago. Revista Internacional de Transgenerismo, 8 (2/3), 57-66. doi: 10.1300/J485v08n02_06

Sobre la tasa de ataques anti-trans dentro de la comunidad trans:

  • 37%: Clements, K. SF Departamento de Salud Pública, Departamento de Salud Pública. (1999). El proyecto de salud comunitaria transgénero: resultados descriptivos. San Francisco: San Francisco.
  • 43%: Kenagy, G. (2005). Las necesidades de servicios sociales y de salud de las personas transgénero en Filadelfia. Revista Internacional de Transgenerismo, 8 (2/3), 45-56. doi: 10.1300/J485v08n02_05
  • 37 %: «Cuestiones de personas transgénero: hoja de datos» del Transgender Law and Policy Institute


¡Dale propina a este TransAdvocate!

Los escritores de TransAdvocate trabajan arduamente para brindarle noticias y comentarios. Si este artículo te pareció significativo, hazle saber al autor que aprecias el trabajo que hace con una propina.

Deja un comentario