Los medios mienten sobre por qué se está demandando a NC – TransAdvocate

Por Cristán Williams
@cristanwilliams

Casi sin excepción, todas las noticias que cubren la demanda del Fiscal General de los EE. UU. contra Carolina del Norte omiten el hecho bastante significativo de que cuando Carolina del Norte tomó dinero federal vinculado a la Ley de Violencia contra la Mujer (VAWA) y el Título IX, firmaron un contrato con el gobierno federal acordando explícitamente no discriminar por “identidad de género”. A diferencia de lo que puede haber escuchado, este incumplimiento de contrato es la razón por la que se está demandando a Carolina del Norte.

Si bien los medios de comunicación han sensacionalizado esta historia al centrarse en los puntos de conversación del gobernador de Carolina del Norte de «extralimitación federal» y «intimidación federal» tiempo culpando a los liberales en Houston, Texas por sus acciones contra los ciudadanos trans de Carolina del Norte, la historia real no deja mucho espacio para que los medios de comunicación complazcan el tropo del «debate transgénero». La historia real no permite que los medios hagan ambigua la demanda del Fiscal General de los EE. UU., sobre la moralidad o incluso sobre el significado de «identidad de género». La razón de esto es que el Congreso Republicano definió lo que significaba “identidad de género” en 2013. Además, el Congreso Republicano estableció los mismos estándares de no discriminación de “identidad de género” bajo los cuales se está demandando a Carolina del Norte.

Es revelador que los medios de comunicación parezcan no querer o no poder decirle al público lo que les dijo el Departamento de Justicia (DOJ) durante la conferencia de prensa en la que se anunció la demanda del DOJ contra Carolina del Norte:

“También presentamos un reclamo en la Ley de Violencia contra la Mujer, un estatuto más reciente diseñado específicamente para evitar la discriminación contra las personas transgénero por parte de entidades que aceptan ciertos fondos federales. Al igual que con el Título IX, las entidades que aceptan fondos federales bajo VAWA, incluidos UNS y NCDPS, se comprometieron a no discriminar por sexo o identidad de género. Nuestra queja busca hacer cumplir ese compromiso y responsabilizar a esas entidades por el tipo de discriminación requerida por HB2”. – Vanita Gupta, jefa de la División de Derechos Civiles del Departamento de Justicia

He aquí por qué el Fiscal General de EE. UU. dijo que la división de Vanita Gupta estaba presentando una demanda contra Carolina del Norte:

  • “Con respecto a los fondos federales, los estatutos bajo los cuales presentamos esta demanda brindan la oportunidad de reducir los fondos federales bajo el Título IX de la Ley de Violencia contra la Mujer”.

  • “La Ley de Violencia contra la Mujer se dirige específicamente a la identidad de género. La ley y la jurisprudencia en torno al Título VII, el Título IX y la Ley de Violencia contra la Mujer indican claramente que HB2 viola la ley federal”.

Carolina del Norte está siendo demandada por el Departamento de Justicia porque Carolina del Norte firmó voluntariamente un contrato con el gobierno federal acordando no discriminar por «identidad de género» y luego anunció que iban a discriminar por «identidad de género».

A pesar de que los fondos de VAWA y del Título IX vienen con prohibiciones explícitas con respecto a la discriminación por motivos de «identidad de género», el gobernador de Carolina del Norte ha afirmado en numerosas ocasiones que El Congreso debe resolver qué significa “identidad de género” ya que no lo han abordado. Aparentemente, el gobernador McCrory no sabe que en la misma Ley del Congreso que tomó dinero de VAWA, la ley explica todo esto.

Recuerde, un Congreso republicano aprobó el siguiente texto y, además, un Congreso republicano aprobó explícitamente prohibir la discriminación por motivos de “identidad de género”:

Ninguna persona en los Estados Unidos podrá, sobre la base de su raza, color, religión, origen nacional, sexo, identidad de género (como se define en el párrafo 249(c)(4) del título 18, Código de los Estados Unidos)orientación sexual o discapacidad, ser excluido de la participación en, ser negado los beneficios de, o ser objeto de discriminación en cualquier programa o actividad financiado en su totalidad o en parte con los fondos disponibles en virtud de la Ley de Violencia contra la Mujer de 1994 (título IV de la Ley Pública 103–322; 108 Stat. 1902), la Ley de Violencia contra la Mujer de 2000 (división B de la Ley Pública 106–386; 114 Stat. 1491), la Ley de Reautorización de la Violencia contra la Mujer y el Departamento de Justicia de 2005 (título IX de la Ley Pública 109-162; 119 Stat. 3080), la Ley de Reautorización de la Violencia contra la Mujer de 2013, y cualquier otro programa o actividad financiado en su totalidad o en parte con fondos asignados para subvenciones, acuerdos de cooperación y otra asistencia administrada por el Oficina de Violencia contra la Mujer.

Incluso si un Congreso republicano no hubiera aprobado el lenguaje anterior en 2013 (286 a 138), la VAWA establece explícitamente quién tiene el poder de decir quién debe recibir los fondos de la VAWA como una «población marginada»:

[U]Poblaciones subatendidas significa poblaciones que enfrentan barreras para acceder y utilizar los servicios para víctimas, e incluye poblaciones desatendidas debido a su ubicación geográfica, religión, orientación sexual, identidad de géneropoblaciones raciales y étnicas desatendidas, poblaciones desatendidas debido a necesidades especiales (como barreras del idioma, discapacidades, estado de extranjería o edad), y cualquier otra población que el Fiscal General determine que está desatendida o por el Secretario de Salud y Servicios Humanos, según corresponda.

Estas son las reglas que establecieron los republicanos del Congreso y estas son las reglas que Carolina del Norte acordó cumplir contractualmente cuando tomaron los fondos de VAWA. Cuando Carolina del Norte declaró que se negaría a cumplir con sus obligaciones contractuales, el DOJ anunció que demandaría a Carolina del Norte.

Con respecto al Título IX, cuando la Universidad de Carolina del Norte tomó fondos del Título IX, firmaron un contrato que establece que no discriminarían en función de la «identidad de género». De acuerdo con la política del Título IX, la Universidad de Carolina del Norte tiene un coordinador del Título IX. Su nombre es elizabeth hall. Esto es lo que dice la Guía de recursos del Título IX de 2015 del Departamento de Educación para los coordinadores del Título IX:

El Título IX protege a los estudiantes, empleados, solicitantes de admisión y empleo y otras personas de todas las formas de discriminación sexual, incluida la discriminación basada en la identidad de género o la falta de conformidad con las nociones estereotipadas de masculinidad o feminidad. Todos los estudiantes (así como otras personas) en las instituciones receptoras están protegidos por el Título IX, independientemente de su sexo, orientación sexual, identidad de género, estado de tiempo parcial o completo, discapacidad, raza u origen nacional, en todos los aspectos de los programas y actividades educativas del beneficiario. – Página 1

Y

El coordinador del Título IX debe también ayuda asegurar que los estudiantes transgénero sean tratados de acuerdo con su identidad de género en el contexto de las clases de un solo sexo. – Página 22

Una vez más, Carolina del Norte sabía exactamente lo que estaba aceptando cuando firmó un contrato con el Departamento de Educación para recibir fondos del Título IX. La única historia real aquí es que Carolina del Norte quiere el derecho especial de recibir fondos bajo contratos federales que han declarado que no tienen intención de cumplir.

Si el incumplimiento de los contratos federales que Carolina del Norte firmó a sabiendas es la verdadera historia detrás de la demanda del Departamento de Justicia, ¿por qué los medios solo están interesados ​​​​en hablar de «pleitos de duelo«, la «debate transgénero”, o cómo hay ambigüedad a la demanda del Departamento de Justicia? Si la “identidad de género” fuera codificado en ley aprobado por un Congreso republicano, ¿por qué los medios de comunicación están perpetuando el mito que el Congreso no ha abordado el tema de la discriminación por “identidad de género”?


¡Dale propina a este TransAdvocate!

Los escritores de TransAdvocate trabajan arduamente para brindarle noticias y comentarios. Si este artículo te pareció significativo, hazle saber al autor que aprecias el trabajo que hace con una propina.

Deja un comentario